domingo, 31 de enero de 2016

Después de tres días en la cama




con todos los virus del mundo y muchísimos sueños automovilísticos: cuando no se rompe el coche lo pierdo, he llegado a la conclusión de que no hizo tan mal Onetti. Gran tema el de los “tumbaos”, sobre todo en esta época en que son posibles las visitas virtuales. Es otra plenitud esa impresión de cama-barco con todo a mano, y si además se arrima Inés desde Chile para trabajar...

Hoy, cuando me he levantado, por fin, la casa me parecía enorme, y no digamos el mundo. Menos mal que lo primero que he leído es un artículo sobre inteligencia colectiva, ¡tengo que recuperar la mía porque empieza la fiesta! 

Durante los últimos veinte años hemos estado observando la niña Blanch y yo como se aproximaban nuestros continentes, el literario y el periodístico, y ya han chocado. Me muero de ganas de ver para tener qué escribir.

P. D. Si me hubieran preguntado a los veinte en qué quería y con quién trabajar y cómo a los cincuenta, no hubiese tenido suficiente imaginación para desear esto y a estos.

miércoles, 27 de enero de 2016

Frank O’Hara



Poesía

El único modo de estar en silencio
es ser rápido, así que te asusto
con torpeza, o te sorprendo
con una puñalada. Una mantis
religiosa conoce el tiempo más
íntimamente que yo y es
más informal. Los grillos usan
el tiempo como acompañamiento
de su inocente tic. Una cebra
corre en sentido antihorario.
Deseo todo esto.
Intensificarte con mi rapidez
y encanto como si
tuvieras lógica y comprobación,
pero aun así estar en silencio como si
estuviera habituado a ti; como si
nunca fueras a dejarme
y fueses el inexorable
producto de mi propio tiempo.


A Larry Rivers

¿Estás preocupado porque no escribes?
No lo estés. Es un homenaje
del aire el que tus cuadros no renuncien
a ti sin más. ¿Y qué poeta se sentó acaso
frente a un Tiziano, sacó
el cuaderno de versos y comenzó
su cantinela? No te quejes, querido,
tú haces lo que yo solo puedo nombrar.


Beber una Coca contigo

es todavía más divertido que ir a San Sebastián, Irún, Hendaye, Biarritz, Bayonne
o tener náuseas en la Travesera de Gracia en Barcelona
en parte a causa de que con tu camisa naranja eres como un mejor y más alegre San Sebastián
en parte a causa de mi amor por ti, en parte a causa de tu amor por el yogur
en parte a causa de los tulipanes de naranja fluorescente alrededor de los abedules
en parte a causa del misterio que adquieren nuestras sonrisas ante la gente y las estatuas
cuando estoy contigo es difícil creer que pueda existir algo tan
 inmóvil
tan solemne tan desagradablemente definitivo como una estatua mientras que justo frente a ella
bajo la cálida luz de Nueva York de las 4 en punto deambulamos
por aquí y allá
entre uno y otro como un árbol que respira a través de sus lentes
y en la exposición de retratos parece no haber absolutamente ningún rostro, solo pintura
de pronto te preguntas por qué demonios alguien los hizo
                                                                                                             te miro
a ti y preferiría mirarte a ti que a todos los retratos del mundo
tal vez con la excepción del 
Jinete polaco de vez en cuando y que de todos modos está en el Frick
al que todavía no fuiste gracias a Dios así que podremos ir juntos por primera vez
y el hecho de que te mueves de una manera tan hermosa más o menos resuelve el Futurismo
igual que estando casa nunca pienso en el 
Desnudo bajando una escalera o
estando en un ensayo en ese dibujo de Leonardo o Miguel Ángel que solía maravillarme
y de qué les sirven a los Impresionistas todas las investigaciones sobre ellos
si nunca encontraron a la persona indicada con la cual pararse junto al árbol al caer el sol
o para el caso a Marino Marini si no eligió al jinete con el mismo cuidado
que al caballo
                          parece que todos ellos fueron privados de alguna experiencia maravillosa
la cual yo no voy a desperdiciar razón por la cual te lo estoy diciendo




lunes, 25 de enero de 2016

Plática




Acaba de cruzar la plaza una niña que hacía eses persiguiendo una piedra. No la abandonará hasta la puerta de su casa. Sólo ella sabe cuántas veces la ha traído y la ha llevado desde la escuela.

sábado, 23 de enero de 2016

¿Podemos quedar para una charrada mañana en mi tarde?





Acabo de escribirle a Inés.

Y me ha parecido otra novedad de las que nos pasan casi desapercibidas. La mitad de la gente con que hablo está en otra hora. ¿Cómo no va a modificar nuestras conversaciones que uno se acabe de levantar y el otro ya casi se acueste?




viernes, 22 de enero de 2016

Raquel me ha recordado a Cavafis



Esta red, que permite mezclar tu memoria con la de los otros. (Habrá que alabarla de vez en cuando)


Cuando te encuentres de camino a Ítaca, 
desea que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de conocimientos.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al enojado Poseidón no temas,
tales en tu camino nunca encontrarás,
si mantienes tu pensamiento elevado, y selecta
emoción tu espíritu y tu cuerpo tienta.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al fiero Poseidón no encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si tu alma no los coloca ante ti.
Desea que sea largo el camino.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que con qué alegría, con qué gozo
arribes a puertos nunca antes vistos,
deténte en los emporios fenicios,
y adquiere mercancías preciosas,
nácares y corales, ámbar y ébano,
y perfumes sensuales de todo tipo,
cuántos más perfumes sensuales puedas,
ve a ciudades de Egipto, a muchas,
aprende y aprende de los instruidos.
Ten siempre en tu mente a Ítaca.
La llegada allí es tu destino.
Pero no apresures tu viaje en absoluto.
Mejor que dure muchos años,
y ya anciano recales en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que te dé riquezas Ítaca.
Ítaca te dio el bello viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene más que darte.
Y si pobre la encuentras, Ítaca no te engañó.
Así sabio como te hiciste, con tanta experiencia,
comprenderás ya qué significan las Ítacas.


jueves, 21 de enero de 2016

Que luego no se parezca a lo que acontece no le resta ningún mérito a lo imaginado.

Toni Prat


Sólo sucede una catástrofe cuando no sabemos que son capítulos separados, aunque pertenezcan al mismo libro, y consideramos los hechos como enemigos desdecidores del yo que imagina.

Puesto que  lo que pasa y lo que hemos maquinado forman parte del mismo volumen, lo que deberían hacer es colaborar para atizar sus respectivos sentidos.


miércoles, 20 de enero de 2016

En y señalar hacia: compartir pues.



Eso significa enseñar, y por eso tengo tantas ganas, porque me siento como cuando llevo a los amigos al embarcadero, a veces vamos recto, pero otras nos encontramos con barro el camino de siempre y tenemos que elegir, entre todos, otros senderos. Y un día, cuando alcanzamos la orilla, María José nos desveló secretos de este río, que hasta es primo del Nilo. La última expedición fue con Auke, y nos adentramos en un bosque de tamarit del que parecía imposible escapar, mientras, él repetía como un conjuro las últimas palabras que había aprendido: “tamarit, alcachofa, lodazal y aventurita, tía Marta”.


Señalar es sólo abrir fuego para que los demas te digan; MIRA. Y creo que es el mejor camino para aprehender.

martes, 19 de enero de 2016

Kelver Ax




Que se acaba de morir y era un muy buen poeta.


NOTA ESCRITA EN UNA LIBRETA DE CALIFICACIONES


algunos van a la escuela en automóviles de costosas marcas
otros en caballos escuálidos
o asnos
en dromedarios
en hipopótamos
y está el solitario cabalgando siempre un monumento de jirafa

tan distintos
excepto cuando  su maestra les pide que retraten a sus padres
y ellos dejando la hoja en blanco
canjean su vacío por pésimas calificaciones
porque las voces quebradas de los maestros están a ese precio

luego los viejos (aún enternados) lloran es sus casas abrazando a sus hijos
o no hacen nada
pero recuerdan todo como si lo hubiesen hecho




*

//lo terrible es no morir en cuerpo ajeno//
en la casa alquilada en la cabeza de nuestros
enemigos
se recoge mar atrapando peces

ante una efigie decapitada
y una osamenta armada con huesos de diferentes
animales
se está predestinado a rebotar de cabeza en cabeza
a regresar al osario maniobrando carretillas vacías

acudir tarde a la fundición de la propia cabeza es
acudir ausente a la mano que te descongela
despierta y mata
manteniéndote intacto

//dentro mío mil hombres reman y ninguno de ellos
sabe para qué//

//hay que golpear almohadas hasta deshacer el
coágulo//

//es necesario una mujer que me ame mientras huye//

*

sábado, 16 de enero de 2016

Pequeño viaje al origen.




Todavía no logro creerme del todo ese tren que me deposita en siete minutos en el centro de la ciudad, en la puerta del restaurante de mi hermana, y anoche fue aún más irreal. Había quedado  allí con Mercedes, mi amiga de toda la infancia, a la que he estado treinta años sin ver, y sin embargo pasamos la cena en El Barrio del Saco; comiendo habas crudas en el huerto de José Manuel, balanceando las piernas en un puente de madera con una lechera a cada lado, leyendo Requiem por un campesino español una tarde de navidades, haciendo herbarios. Mirando su casa desde la mía y la mía desde la suya.

Creí que habíamos vuelto a El Boticario y al 2016 cuando se acercó Mapi, pero entonces Mercedes nos recordó dos vestidos blancos, iguales, con remates de colores, y los vimos tan nítidos como si los sacara del bolso.




viernes, 15 de enero de 2016

jueves, 14 de enero de 2016

En Cronos.



En el del teléfono son las cuatro y veinte, en el del ordenador las ocho y veinticinco, en la cocina la una menos diez. Y no es la primera vez que me sucede:

-¡para ya, Alicia!

Es lo primero que se me ocurre decir. Después me veo a mí misma comiéndome una manzana y mirando absorta el espectáculo más desincronizado del mundo: el escaparate de una relojería, (en una calle muy estrecha, con un abrigo muy largo, a los quince).

Diez minutos después, ahora, a las cuatro y media, las nueve menos veinticinco y la una en punto, por fin he vuelvo a tener una certeza.

Dibujar un laberinto y su salida con la línea del tiempo: eso es escribir un relato.

martes, 12 de enero de 2016

No dejar de anotar las ocasiones en las que aún se puede llorar de alegría




Esas pocas veces en las que resulta inútil haberse intentado preparar para lo peor.

Estrategias






 Releerse sirve para descubrir cómo nos va cambiando la voz.

( Hay que trabajar mucho para que no se note lo mucho que trabajamos)


lunes, 11 de enero de 2016

¡Bowie! Como todos. ¿Cómo no?



El verano de los catorce nos fuimos a coger tomates con la esperanza de que nos dejasen ir, en septiembre, con el primer dinero ganado, a ver a Bowie a Perpiñán. Por supuesto no nos dejaron y tuvimos que gastarlo en tonterías.

A partir de entonces, y a pesar de mi resistencia a las nostalgias, ya siempre ha estado armonizando mis entretelas.

Me resarcí, lo vi dos veces, la última desde la primera fila: a punto estuvimos de morir de sed y una muchacha bastante afectada se desgarró en mi vestido. Ésta es también la historia de cómo se rompió el vestido más bonito que he tenido.

Luego se rumoreaba que tenía una casa en La Herradura, todo el mundo en Almuñecar jura haberlo visto. Yo hasta he fantaseado con la idea de encontrármelo por el valle y decirle:

-Bowie, cántate algo.

Menudo lujo haber imaginado a un vecino inmortal

domingo, 10 de enero de 2016

Más propósitos: No Rumiar



Entre los efectos secundarios del rumiado identificamos:

-Una impermeabilización inmediata de la percepción
-La interrupción de la atención y del hilo de las buenas neurosis.

Si es,sin escapatoria, rumiante, no desespere. Existen remedios naturales con eficacia probada:

-Aprender poemas de memoria y utilizarlos como un cortafuego,
-Desordenar metódicamente el bolo.

Rumiar es como hacer café de recuelo. Rumiar es recaptar y recaptar.

sábado, 9 de enero de 2016

De cuando recomiendo tener una o varias buenas neurosis.




Para escribir bien tenéis que encontrar antes unas buenas neurosis. Relacionar empieza por ponerse un imán en la cabeza. Con tener mucho que ver.

Las buenas neurosis ni son incompatibles ni se disputan el terreno, sin que nos demos cuenta van creando subconjuntos.

Yo esta mañana estoy neurótica con las crónicas latinoamericanas y con no trasladar ni un sólo objeto innecesario, pero no olvidar ninguno fundamental.

Anoche Miguel me regaló en una merendola el boli rojo mexicano. En la foto no se observa pero ha pirografiado plumas, tinteros y el alfabeto y mi nombre. Me hace pero que mucha ilusión.


viernes, 8 de enero de 2016

Los viajes siempre empiezan mucho antes de que nos movamos.


Chema Madoz


Si no llega a ser por esa cabeza capaz de remezclar metáforas en cinco idiomas no me hubiese dado cuenta de que los puzzles ya están completos y ahora es otra etapa.

-Y las piezas que sobran.

-Pues hay que guadarlas para flotar cuando venga el agua fuerte.  

miércoles, 6 de enero de 2016

Posología del miedo.




Opción A: Consumirlo en pequeñas dosis pero continuamente, en todos los momentos de su vida.

Opción B: Atravesarlo en unas cuantas ocasiones imprevistas condensado en nimbrostatos de pánico. 

Si prefiere dosis alternativas consulte con su médico.

domingo, 3 de enero de 2016

Leónidas Lamborghini





El combate
en el camino su y
siguiendo: sin cesar. y salgo y entro. y
siguiendo. su.
susúrrame: —lo que está unido.
susúrrame: —lo que está entero. y
siguiendo. el combate de lo que está en el camino su:
unido. y
siguiendo: su
súrrame: —sos. susúrrame: —
sos el que. y
cuál
cuál es el camino en ese punto
donde uno está sólo
pregunté.
en el camino su lo que está. lo que conduce: la realidad
de lo que identifica en el combate: lo que se combate. y
gritemos de: lo que vive. el corazón de lo que vive en
el combate y que
conduce: la identidad. susúrrame: —sin cesar. la realidad
de lo que está
donde uno está lo que se es. el que. y
yo era ese que
no era. y ese que era
no era. y ese otro es que es otro.
en el camino su la realidad de lo que es: —sos.
la identidad que trabaja en
la realidad que sueña en
lo efectivo sin cesar y
siguiendo. la
identidad en la igualdad: esa. ese camino su donde. y
salgo y
entro. un
corazón que grita su identidad su. su
súrrame: —gritemos de. unidos.
y en ese punto donde uno
está.
—y triunfaremos. lo que es. lo que está unido. lo que vale:—
lo que combate sin cesar por
lo que se une y
canta: todos. la identidad que canta: es. sos. es lo
efectivo. y siguiendo y
salgo y
entro.
susúrrame: —lo que canta la identidad es
lo que es. lo capital que se combate. el. lo capital susúrrame: —lo.
lo: —que es.
lo: —que une. y siguiendo. el.
lo: —susúrrame. lo: —que conduce. ese camino su
imitemos.
la realidad que imita el ejemplo de
la realidad que
es. el sueño. lo que se sueña que es
la realidad que
se soñó sin cesar. efectiva. lo efectivo su: ese camino. y
susúrrame: —siguiendo.
—y cuál cuál es
ese camino el
camino que lleva: —ese camino su y
siguiendo.
en el camino su lo que se imita y que conduce: ese camino.
el sueño su.
el ejemplo su. la identidad del que conduce: sos. el combate gran.
susúrrame: —y siguiendo. el combate gran de la identidad en
el sueño que fue
soñado en lo efectivo. en lo que está y
por detrás
une.
lo gran que es en lo grande. lo gran
que en el combate del camino su: su
súrrame: —gritemos.
lo gran que vale en lo grande san. lo san que es el combate por
la identidad. y
siguiendo.
y salgo y
entro.
lo que sale. el corazón que vive. lo que está y entra
en el sueño: el corazón. lo que por
debajo triunfa y
siguiendo: todos. sin cesar.
el corazón que como siempre da y
daremos. el corazón de lo.
del da que lo.
el corazón que grita de corazón. la identidad del corazón que
trabaja en
el sueño que es la realidad que es. y
lo que por debajo: la identidad que está en los principios: —a.
e. i. o. u.
susúrrame. —sos el que.
en ese punto donde uno está solo y
en ese punto:
—el sos que.
en el camino su el sos que
conduce lo que la realidad da. dad. lo que la igualdad da.
dad: la igualdad de a con
a. ad. la identidad de a es a: ad.
lo que el amor da. dad. su
súrrame. —sin cesar. y sale
el canto de la identidad para que reine en todos. en
el camino su lo que está unido y
triunfaremos. lo que triunfa es
lo que está unido y
triunfa en
todos y
siguiendo. lo que reina en el sueño de
la identidad susúrrame: —la
realidad de lo que une en lo que está
entero y
gran. en lo que está y es
sin cesar: el grito de
la identidad que da en el combate el grito. susúrrame: —el
sueño de la realidad. lo que por
debajo de la realidad es la realidad: la identidad. lo que por
detrás del grito del corazón. susúrrame: —lo
que es por debajo y
reina por detrás: el trabajo del sueño que
conduce y
vale y
cuánto: lo que es: sos. y
cuál.
cuál.
—el trabajo de la identidad que es lo que es: lo que triunfa. lo
efectivo.
en el camino su y
siguiendo:
la imitación del ejemplo su que es
lo que es en
el combate por
la identidad. el ejemplo su. la imitación de lo san
en ese punto donde uno. lo
san que está en ese camino. susúrrame: —su
súrrame: —lo que entra en
el sueño de la realidad que lo san soñó. el grito que
entra en el corazón que está en
el camino su y
sale
sin cesar. lo san que entra en el sueño de
la realidad y susurra: —sos y
por detrás lo que no
sos. sos y
por debajo lo que no
sos y sale. y siguiendo sin
cesar.
cuánto: lo cuánto soñado
en el camino su de
la identidad. lo cuánto soñado en ese punto: y había allí
esa inseguridad
en ese punto. esa inseguridad ese temblor esa
angustia de
lo san.
en el camino su de la identidad lo cuánto del trabajo
de
la identidad que es. —sos.
cuánto: lo cuánto del combate. lo cuánto que es
la identidad.
cuánto: lo cuánto que es lo efectivo. lo gran que es lo cuánto en
lo grande que
vive.
san. san. y
siguiendo. susúrrame: —lo que está y
por debajo de
lo cuánto: —sos el que.
por detrás de lo cuánto de
lo unido que está.
de lo entero sos el
que. —y
cuál.
cuál.
por detrás de la identidad el combate gran en el camino
su: —el que sos en
la realidad del que sos. susúrrame. —lo que sos y siguiendo.
—el que es sos. el que sos y
es. sin cesar. y en
lo por debajo lo que
susurra. el susurro de lo que es y
sos: la
identidad.
el susurro de lo que entra y
sale
en el corazón de la identidad que
canta.
el canto
de la identidad: el susurro. susúrrame:
—la
identidad. el sos en
la realidad y
siguiendo:
el que es en el sueño efectivo que trabaja en
la realidad
la realidad efectiva que trabaja en
el sueño.
en el camino su: la identidad que se supo
conquistar
el sos que es.
la conquista del san en el camino su.
lo conquistado y
que está.
la conquista de lo unido que
se supo y que está por
detrás y es.
el susurro: —su. su. lo conquistado de
la realidad que es
en el sueño del san
lo san. en ese punto.
el sueño del san: la realidad efectiva. el sueño de
lo que trabaja en
lo que está detrás. por: la identidad. y
siguiendo.
lo que sigue detrás por
debajo: el
susurro. su
súrrame: —el reinado de lo que sigue unido para que reine lo
entero
está.
la conquista del san que
reina en el sueño. la
identidad que sigue su
en el camino
su.
su. súrrame: —la realidad
de lo que es.
el sueño de lo que es. ese temblor.
lo unido de lo que es en
ese punto.
lo cuánto del su. el canto del su: todos. lo
cuánto del canto de la identidad que
sigue en
todos en lo sin cesar
de
todos
en el combate de
todos y
siguiendo.
el combate capital de
lo capital que es
capital:
el combate de los principios de
la identidad que
está
en los principios: ae-
i-o-u. y había allí esa
inseguridad ese
temblor esa
angustia en
ese hueco: el susurro en
los principios y yo me dije que
podía ser yo
en ese punto. y el grito que se da y
y sale. y
empiezo a gritar de pronto
en ese hueco donde la identidad está en
el sueño de
la identidad en
el susurro. su
súrrame; —sos el que.
en el camino su el sos que imita
el ejemplo del
es.
el combate sin cesar
de lo que es en el sueño y
siguiendo en
la realidad
que fue soñada y es en
los principios.
los principios: la identidad que susurra por
detrás. la
imitación del ejemplo
que es el combate que es
el trabajo que es
la realidad efectiva. y
siguiendo.
la conquista de la identidad. la
conquista del susurro
en
el combate
del sueño de
la realidad de
la identidad. sin
cesar.
en el camino su. lo que conduce en el combate: la realidad de
los principios del
sos:
lo cuánto que es
la identidad. viva. viva.
lo que conduce en el
sueño del combate:
los principios del san. viva.
viva. lo
cuánto que es lo
soñado.
lo que conduce el
sueño en
la realidad y
la realidad en
él sueño: el combate. los principios del
combate: sin cesar y
siguiendo.
lo que entra y sale del sueño. lo
que entra y sale de la realidad del sueño del
sueño de
la realidad. el combate —lo que vive.
viva. viva. la
identidad viva. el combate:
la identidad viva que conduce en el camino su que es
el ejemplo efectivo. el combate:
lo que entra y
sale en lo
san que es el combate por
la identidad viva. lo que sale y entra en
el corazón en el combate: el grito. su
súrrame: —el grito.
susúrrame: —su. el
combate de lo que se une y está
entero: todos. y
siguiendo. el
combate del canto de la identidad viva en
el camino su. el canto
que es
lo que vive: el canto que es lo que sale del sueño y
entra en
la realidad y
sale de la realidad y
entra en el sueño y
siguiendo.
el canto de
lo cuánto que es el combate. el corazón en
el canto por
lo que está unido en
lo entero. lo cuánto que
entra en
el combate y
es lo gran que vale en
lo grande de
todos.
en el camino su
sin cesar: la
identidad por
debajo de lo que es. por
detrás de lo que es
el primer sos y
siguiendo.
el primer sos en lo primero
que es
lo que une. el primer sos en
todos. el primer sos que
conduce y
sale y
entra en
el combate de la identidad. lo que
trabaja en el primer sos
y sigue por
detrás y
reina primer
conquista primer y
une primer y
está entero primer en
todos.
lo que está en el san:
el san que sueña.
lo que está y que
sigue:
la realidad de
lo soñado.
lo que está primer:
el combate de
la identidad
combatiendo por la
identidad en
la identidad de lo primer
que es
el sos.
lo primer que
se susurra: el sos que
conduce
primer.
el sos que vale en
todos y
en el que sos que
es.
la identidad susúrrame:
combatiendo al lo
capital.
lo capital susúrrame: —la
identidad.
en el camino su combatiendo el
combate y
siguiendo y
salgo y entro.
el combate combatiendo: el sueño
que es soñado y fue y entra en
la realidad y
sale.
el corazón que
entra en el sueño y
sale y
entra en
el grito que
sale.
el combate combatiendo
cuando en mitad: lo
gran que está en lo grande
del san por
detrás del grito que
entra en
el sueño que
sale.
el sueño que fue soñado y
que sale y
por debajo entra en
el corazón
el combate combatiendo
cuando
en mitad:
lo capital que
grita y
sigue y
sale en el sos y
entra en el grito de la identidad y
sale en lo que sigue y es
combatiendo que.
lo san que entra en
el san
y es soñado con que
por
el san y es combatiendo
que.
lo que grita el san: el combate y
es combatiendo que:
la identidad.
en el camino su con que
la identidad.
—con lo que está unido y entero.
con lo que conduce y
es
y como siempre: la identidad que
combate con lo que como siempre
está y
da y
grita que es y
sin cesar
entra y
sale
y sin cesar está y
veo
la foto de mi rostro
allí —y ese otro que soy y soy que es otro—
y me reconozco pero no
me identifico
en lo que está. y leo
mis datos de identidad
allí
debajo de la foto
de mi rostro y
me identifico
pero no me
reconozco. en lo que está
establecido
en los principios del camino su: sin cesar. lo que
conduce sin
cesar: la identidad que es lo que
susurra como
siempre y
triunfa.
y como siempre
lo entero: viva.
lo unido: viva.
lo sos: viva y
susúrrame: —como
siempre y
canta canta la identidad y
siempre y
como siempre
en el camino su que
lleva y siguiendo sin
cesar.