miércoles, 18 de octubre de 2017

Post terremotos con digresiones gansas sobre el territorio.







Puebla no deja que me escape, llevo intentando salir de aquí desde el sábado y no hay manera.

Estos días me ha dado posada una pareja madrileño-chiapaneca, a partir de ahora voy a intentar omitir las nacionalidades de la gente, yo no me siento muy española, no por manía, porque tanto trozo me viene grande. Me falta mucha capacidad de abstracción. Soy un poco aragonesa, eso lo sé porque cuando me alejé tomé perspectiva de mi tribu y al volver la vi como tribu, y desde entonces sé que parte de mí es tribu. La tribu chiapaneca no se parece a la poblana, Jeni y Juan son de allá. Pero luego vienen las mezclas, Gonzalo es extremeño y madrileño. En mi pueblo se alojó un pueblo entero de Extremadura, Fuente del Arco, y allí seguimos todos, encantados.  Joselin también es extremeño, hay un no sé qué de vehemencia tímida que me vuelve loca, cuando nos echan a un extremeño y a un aragonés a la misma conversación es mejor mezcla que un gin-tonic o que un lomo de rana.

Debería haber consultado a mi anfitrión antes de decir estas pavadas, Gonzalo es mi alumno y es un antropólogo urbanista que me ha enseñado a ver Puebla, ¡ahora que me voy y está tan herida! Como escribía Ernesto las propiedades de dios en la tierra han quedado muy perjudicadas. Y da pena, pero no hay tiempo para prestarles emociones. Lo que les ocurre a los humanos no se deja enumerar. Ahora estamos viendo los daños aparentemente menudos que han trastocado todas las vidas. Se les han venido encima a los más cercanos proyectos que llevaban levantando muchos años. Los sitios que yo más quiero: cierra Zonica y hubo muchas grietas en Lado B. Como con el terruño, lo que se entiende mejor es lo más cercano y  mis más cercanos siempre han sido Mely y Juan. Me gusta estar aquí en las horas bajas porque como ya sé preferir, que es “levantar a uno del polvo que a todos nos compone”, tengo certezas que ellos aún no tienen.

Por si no lo entendiera hablo con Isabelita, una salvadoreña de toda la vida que me explica desde una colonia francesa, durante mis noches y sus mañanas, la energía que regalan las catástrofes ¡De eso los salvadoreños saben un chingo!


Ayer fue el último intento de irme la gran ciudad y me dejó tirada Blablacar. Hoy sí llego.

lunes, 16 de octubre de 2017

Te estaré viendo.





Sigo apostando por las buenas neurosis, las buenas neurosis acompañan mucho, son como los hilos con los que nos jala el mundo.

sábado, 7 de octubre de 2017

¿Cómo no volver a Vallejo estos días?





Considerando en frío, imparcialmente...

Considerando en frío, imparcialmente,
que el hombre es triste, tose y, sin embargo,
se complace en su pecho colorado;
que lo único que hace es componerse
de días;
que es lóbrego mamífero y se peina...

Considerando
que el hombre procede suavemente del trabajo
y repercute jefe, suena subordinado;
que el diagrama del tiempo
es constante diorama en sus medallas
y, a medio abrir, sus ojos estudiaron,
desde lejanos tiempos,
su fórmula famélica de masa...

Comprendiendo sin esfuerzo
que el hombre se queda, a veces, pensando,
como queriendo llorar,
y, sujeto a tenderse como objeto,
se hace buen carpintero, suda, mata
y luego canta, almuerza, se abotona...

Considerando también
que el hombre es en verdad un animal
y, no obstante, al voltear, me da con su tristeza en la cabeza...

Examinando, en fin,
sus encontradas piezas, su retrete,
su desesperación, al terminar su día atroz, borrándolo...

Comprendiendo
que él sabe que le quiero,
que le odio con afecto y me es, en suma, indiferente...

Considerando sus documentos generales
y mirando con lentes aquel certificado
que prueba que nació muy pequeñito...

le hago una seña,
viene,
y le doy un abrazo, emocionado.
¡Qué más da! Emocionado... Emocionado...

lunes, 2 de octubre de 2017

Después de tres terremotos escribir parece coser y cantar.








-No siempre se puede escribir, para poder escribir hay que permanecer mucho tiempo muy solo, muy ausente y muy quieto. Después de dos terremotos y las escenas de ayer en Cataluña, de más hago que no embisto.

-Tamaña está la cosa que tengo una amiga asustada de no tener miedo. Me gustaría que no sólo se independizara Cataluña, que lo hiciésemos todos, de muchas maneras, por una cuestión racional y sencilla: porque en un mundo absolutamente mercantilizado tenemos que volver al consumo local y a organizarnos en pequeñito, eso o nos vamos todos a la chingada rodeados de montañas de ropa que ha cosido una señora en una maquila que se va a hundir y la va a matar por menos de un dolar al día mientras nos comemos una aguacate que ha dado tres vueltas al mundo bien remojado en coca-cola. ¿Por qué se ponen tan agresivos los poderosos? ¿Por qué están matando y asustando y dividiendo a la población civil de mil maneras casi todos los lugares? Pues porque si todos hacemos algo al mismo tiempo los que se van a la chingada son ellos, y lo saben.

-Mientras tanto todo el mundo lee a su conveniencia los estragos del nacionalismo y no en todo se está pareciendo esta tercera guerra mundial a la anterior. ¿Va a haber guerra? Me preguntan los que no han oído hablar de ninguna que les roce y temen terminar viviendo en una película. Pues bien, sí, ya hay guerra, una guerra "distinta", en la que todo depende de los relatos. Ayer, gente a la que aprecio, que era racional, decía que la sangre de los heridos era falsa, ¿qué herramienta es esta que nos permite negar la evidencia en manada? ¿qué está pasando con nuestros cerebros¿cuándo fue la lobotomia colectiva? Lo dijo Julian Assange, con Cataluña ha empezado la guerra mundial también en Internet.  Una guerra fragmentada, por lo tanto casi invisible,  una guerra con cuyas batallas, como con los terremotos, no se sabe cuando empiezan y cuando terminan. Una guerra que en diferentes grados y con diferentes estrategias convierte 90% de la humanidad en su víctima.

-En una época de identidades uniformadas por el mercado la sensación de falta de identidad se nutre del modo más primario: primero la identidad sexual, la hipermasculinización y la hiperfeminización.
¡qué bien nos iría a los humanos si nos pudiésemos desnudar de lo femenino y lo masculino, que sólo es cultural, y sacásemos lo importante, lo común, lo que tenemos de personas! El otro yacimiento de identidad de mala calidad, de identidad urgente, es el nacionalismo.

-Ayer tuve la ocasión de contarle a Juan lo que está sucediendo en Cataluña . Él estudió política y como escuchador es un grande. Con tan buenos ejemplos a veces creo que yo también aprenderé a escuchar. El mejor método de aprendizaje es una vida bien conversada. Contar con los interrogantes de alguien que ve los datos y los relaciona desprejuiciado y presocrático, que tiene una mirada no viciada y te inaugura preguntas, eso es tener fortuna. Pude imaginar entonces muchos ángulos que no tenía previstos, ver, como desde un dron, que suceden cosas opuestas en lugares muy próximos simultáneamente y eso invalida los relatos. Saberlo es imprescindible para hacer bien los cálculos, pensar es dimensionar. Me da miedo volver a la tribu endogámica, autista, repetitiva, escuchar a la España que embiste y deposita su amor en dos trozos de tela china, los dos rojos y amarillos.

-Una vida bien conversada. Pensar con muchas cabezas, así pasen cinco quinquenios, quererse, acompañarse, entenderse, comunicarse.  ¡Si supiésemos aprovechar las ventajas de estar sincronizados! Don Luis Alvarenga, alias Tiburónidas, ha mandado desde San Salvador las palabras exactas para el día después, las que deberíamos releer para no ser tan necios y volver al peor pasado.

Ya lo decía Antonio Machado en "El mañana efímero": 

La España de charanga y pandereta, 
cerrado y sacristía, 
devota de Frascuelo y de María, 
de espíritu burlón y de alma quieta, 
ha de tener su marmol y su día,
su infalible mañana y su poeta.
En vano ayer engendrará un mañana
vacío y por ventura pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero,
a la moda de Francia realista
un poco al uso de París pagano
y al estilo de España especialista
en el vicio al alcance de la mano.
Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahúr, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste,
cuando se digna usar la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas,
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero;
el vacuo ayer dará un mañana huero.
Como la náusea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.
Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.

jueves, 28 de septiembre de 2017

Reprogramando la tarde.






El terremoto me despertó la pituitaria, era una nariz en el mercado y luego la calle olía a guayaba, a Inés le revolucionó lo onírico, me estoy haciendo adicta a sus sueños, están brillantes.

Ayer rugió el Popocatepetl, Don Goyo, Samantha se tuvo que encargar de tranquilizarme. Y es que cuesta mucho desasustarse y todos damos un bote cada vez que pasa un camión y reverbera. Pero quizá sean cierta esa esperanza tan compartida estos días, quizá de un susto tan gordo se desasusten del todo los Méxicanos. Ojalá que no baje la oxitocina y siga el apego. 

Estoy repartiendo las plantas. A Mely le va a tocar el jazmín. Para que cuando se haga muy grande y huela mucho se acuerde de mí la mamacita linda.

Llueve, hace frío, amerita comprar una botella de vino y compartir la tarde con Ely viendo una serie muy larga que nos lleve un rato a otro sitio. 

Luego leeré a Chantal Maillard, acabo de reencontrar este poema y me ha devuelto las ganas.

Intermedio

Entre una imagen tuya
y otra imagen de ti
el mundo queda detenido.
En suspenso. Y mi vida
es ese pájaro pegado al cable
de alta tensión,
después de la descarga.

De "Lógica borrosa" 2002

Y en eso estamos.





Ya he vuelto a Puebla, son fuertes como robles las compis, ayer era martes y los martes nosotras salimos. Aunque intentemos evitarlo vamos de la hora feliz a la terminal.

He comido en el mercado y me he llevado una buena ración de abrazos. ¡Cada vez me gusta más la gente mexicana! Es mejor oír a la señora que nos da de comer hablar del terremoto que a muchos poetas de alto vuelo hablar de sus temblores.

Siempre les digo a mis alumnos: evita la acumulación de partículas vacías de significado. Hoy me lo he dicho a mí misma.

También las malas fotos tienen su encanto.

lunes, 25 de septiembre de 2017

La ciudad más trepidante.



Poco me queda por contar de mi visita a Ciudad de México, lo han contado todo las redes y los periódicos.

En un terremoto los anfitriones se la juegan, y estar con Karla e Inés estos días ha sido un lujo ininterrumpido. ¡Esa suavidad con la que me tocó el pie Karla para despertarme cuando sonó la alarma el sábado!

Estaba poniéndome una bota  el martes, me iba hacia el centro, cuando empezó a cimbrearse el salón: por segunda vez en quince días esa inexplicable maleabilidad de las paredes, de la ventanas, ese minuto eterno delante de la cerraja que no se abría. Llegaban los gritos desde el patio, sobre todo los de la madre de Paola, una nicaragüense de Managua que sabía. Mientras intentaba abrir la puerta recordé que escaleras no y que entre el frigorífico y la pared, pero no quedaba hueco. Me dio por hablarle bajito al terremoto: ¡venga!¡ya estuvo suave!¡tranquilo ya! le decía, y repitiendo ese mantra alcancé la calle, donde por fin había abrazos humanos dispuestos.

El primer auxilio son los abrazos, salí a buscar Internet para saber de Inés y de Karla y todo el barrio se abrazaba. Espero no dar un paseo tan escalofriante como ese nunca más.  El parque se llenó de gente, todos íbamos buscando el cielo abierto y casi no había, todos nos mirábamos a los ojos para sostenernos mientras llegaba el próximo y no cabía más miedo ni más tristeza.  Para colmo, al pasar por un frutería oí en la radio que el epicentro estaba en Puebla. Entonces volví al patio, con los vecinos, y ya sabían que esas dos estaban bien y que me buscaban a mí. Y entraron dos mensajes milagrosos al FB, uno de Juan y otro de Malu: mis poblanos estaban bien. Y Paola saco vino, y el abuelo de Jero conoció a todos los anarquistas españoles de la FAI y trabajó con ellos. Y Jero es un melómanos imposible de 17 y Miguel librero, y Paola filósofa y Daniela dirige teatro, y Alejandra es una María Felix.

Al día siguiente no nos vimos, cada cual andaba en lo suyo, en lo de todos, arrimando el hombro, intentándolo porque son 20 millones y no es así nomasito organizarse.


Ayer volvimos a reunirnos para comer. Entre tanto ocurrieron muchas cosas. 
Samantha me ha dicho esta mañana:
-Escribe una crónica chida de tu experiencia.
Y se lo he prometido, lo haré.

El susto me trastornó el olfato. La casa de una amiga olía a anís, el perímetro de la maquila hundida a sandía, las calles a humo.


lunes, 18 de septiembre de 2017

Por fin en CDMEX









Maya Goded


Con mis chicas pasan estas cosas, nos metemos tan hondo en las conversaciones que luego no recordamos bien si  al salir del patio estará Zaragoza, Utebo, Amsterdam, Santander, París o la yuca. Para conocer Ciudad de México yo me esperé a que estuviera Inés, eso también es apropiacionismo: correr con la lengua afuera adosándose a la vida de otro durante unos días.


Es un gustazo salir de tan adentro y llegar tan afuera y volver tan adentro: yo no soy fetichista, ni admiro demasiado, pero ¡he jugado tantas veces a imaginarme esta ciudad! Siempre me ayudaron Luis Buñuel y Max Aub, así que tenía muchas ganas verlos de lejos sentados en una terraza de Coyoacan,  hablando de sus cosas. Fue Constantinopla ese barrio, pero no hicimos el recorrido turístico, nos fuimos a programar nuestras propias peripecias a casa de una vecina del lugar. Por el camino me encontré a Nicolas, acababa de encontrarme a dos amigas poblanas en la exposición, ¡para esto tantos millones de habitantes, me quedé pensando! Me encantó volver a ver al Cancino, casi no hablamos, de la sorpresa solo nos salían apapachos. Nicolas aún no es conocido pero lo será.  La última vez lo vi en "El abrazo de la serpiente" y aún en ese papel de malo tuve ganas de darle un abrazo a la serpiente.  El azar me sigue rodeando de gente a la que conozco de antes, el viernes estuve en una tertulia lúcida y al final de la noche me di cuenta de que Amador era Amador Fernández Savater, lo suelo leer con mucho gusto. Acabo de escribirle a Maya Goded, me quedé con un tronco de brasil suyo hace quince años, ha crecido un montón, entonces ya intuí que esa mujer aparecería en los escritos. Si alguien no ha visto todavía "Plaza Soledad" que intente hacerlo.

Y lo dicho, creo que doy buena suerte, no hay más que arrimarse. Y también que me gusta vivir en un mundo tan túpidito de amigos y amigos de amigos. A saber dónde me van a llevar hoy las botas y a quién me encontraré. ¡Me he dado una semana para caminar sola esta ciudad infinita mientras la niña estudia y trabaja!¡Soy una suertuda!






jueves, 14 de septiembre de 2017

Periodismo: oficio que reproduce el error o reproduce la verdad o bien ¡sin amigos ni una liebre!



Ya no estábamos hablando de trabajo, habíamos llegado a lo divino y lo humano cuando Samantha me dijo que ella necesitaba saber la verdad,  vivir en la realidad siempre. ¿Quizá es una deformación profesional? No lo averiguamos. Pero debo decir que también abundan los buenos vicios en este gremio tan denostado. 
Yo soy una nómada sedentaria, me interesan mucho más las gentes que los paisajes, con esa cuadrilla de buscadores de la verdad se confirma continuamente que solo entre todos podemos pensarlo todo y también que llegué al mejor de los lados, Lado B. ¡Qué mejor regalo que ese ramillete de cabezas pensando a una!
Ayer encontré esto de abajo y ahora iba a mandárselo a Sami.
VERDAD
Un niño aprende una lección de geografía para tener una buena nota, o por obediencia a las órdenes recibidas, o por dar gusto a sus padres, o porque siente una poesía en los países lejanos y en sus nombres. Si ninguno de estos móviles existe, no aprende su lección. Si en un momento dado ignora cuál es la capital de Brasil y al instante siguiente lo aprende, tiene un conocimiento más, pero no está más próximo de la verdad que momentos antes. La adquisición de un conocimiento en algunos casos nos acerca a la verdad y en otros casos no. ¿Cómo distinguir los casos? Si un hombre sorprende a la mujer que ama, y a quien había dado toda su confianza, en flagrante delito de infidelidad, entra en contacto brutal con la verdad. Si sabe de una mujer a la que no conoce, de la que oye hablar por primera vez, en una ciudad que no conoce, que ha engañado a su marido, esto no va a cambiar de ningún modo su relación con la verdad. Este ejemplo nos da la clave. La adquisición de conocimientos nos acerca a la verdad cuando se trata del conocimiento de algo que amamos, y en ningún otro caso.
·
“Amor a la verdad” es una expresión impropia. La verdad no es objeto de amor, no es un objeto. Lo que amamos es algo que existe, y que pensamos y por eso puede ser la ocasión de producir verdad o error. Una verdad es siempre la verdad de algo. La verdad es el esplendor de la realidad. El objeto del amor no es la verdad, sino la realidad. Desear la verdad es desear un contacto con una realidad, es amarla. No deseamos la verdad nada más que para amar en la verdad. Deseamos conocer la verdad de lo que amamos. En lugar de hablar de amor a la verdad, sería mejor hablar de un espíritu de veracidad en el amor. El amor real y puro desea siempre y por encima de todo mantenerse entero en la verdad, sea cual sea, incondicionalmente. Toda otra expectativa de amor desea sobre todo satisfacciones, y por ello es un principio de error y de mentira. Es el espíritu santo. La palabra griega que traducimos por espíritu significa literalmente soplo ígneo, soplo (aliento) mezclado con fuego, y designaba en la antigüedad, la noción que la ciencia designa hoy con la palabra energía. Lo que traducimos por “espíritu de veracidad” significa la energía de la verdad, la verdad como fuerza agente. El amor puro es esa fuerza activa, el amor que no quiere, a ningún precio, en ningún caso, ni la mentira ni el error.
Simone Weil.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Hay que...



Chema Madoz

Hay que alcanzar esa mirada
que mira a uno como si fuera dos.
Y después mira a dos
como si fuera uno.
Y luego todavía
mira a uno y a dos
como si fueran ninguno.

Es la mirada que escribe y borra al mismo tiempo,
que desdibuja y suspende las líneas,
que desvincula y une
simplemente mirando.
La mirada que no es diferente
afuera y adentro del sueño.
La mirada que se crea a sí misma al mirar.

Roberto Juarroz
Poesía Vertical.

martes, 12 de septiembre de 2017

¡La intimidad!



Cada día aprendo términos nuevos, cualquiera por aquí utiliza en una conversación quince o veinte que solo había visto en los escritos. Pero sobre todo me dejan perpleja las metamorfosis que cada palabra tuvo cruzando el charco,  las diferentes acepciones prestas para generar unas veces encantamiento y otras malos entendidos.

Ayer, por ejemplo, comí en casa de Samantha, teníamos que corregir una entrevista. En una pregunta apareció la palabra íntimo y ella la veía fuera de contexto. Poquito a poco descubrimos entre las dos que en México la palabra íntimo solamente se utiliza para hablar de relaciones sexuales, está absolutamente erotizada. ¡Cuántas veces habré dicho la palabra íntimo fuera de contexto! ¡Como el día que pasé por una tienda de lana y dije que me iba a hacer una chaqueta! Y aquí hacerse una chaqueta es masturbarse.

Intimus, lo que está más adentro de todo, es de las pocas acepciones que me gustan mucho más en español. ¡Qué sería de mí sin vosotros, los íntimos! ¡esos a los que se os cuenta todo aunque no estéis!¡esas otras cabezas fuera que basta recordar para que iluminen lo de más adentro del todo!

P.d La foto se salió de algún archivo con la intención de recordarme algo, somos la Blanch y yo en alguna comunidad remota de El Salvador hace 23 años.

Otra P.d: hace treinta años leí una noticia que decía que para tener salud mental era imprescindible mantener relaciones de intimidad al menos con dos personas, debo estar como un roble.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Temblor







Hacía mucho que no estaba en un temblor. Desde San Salvador, la ciudad de las hamacas, el piso siempre había permanecido firme. El de ayer fue fuerte y largo, pero como estaba viendo Twin Peaks que es tan rara, me costó creer que el pendulear el bolso, el traquetear de la mesa y la ductilidad loca de la ventana fueran anormales. Con dudas y todo agarré la manta verde y salí a la calle, aún se movían las escaleras. Me relajó mucho la conversación con el vecino.

-ha temblado ¿verdad?

Dije yo.

-obvio, fuerte, pongamos la tele

Me respondió desde la ventana.

A punto estuve de decirle que yo la tenía puesta ya. El agente Cooper seguía ganando todo el dinero en máquinas tragaperras cuando volví.


Cuando terminó el capítulo, mientras esperaba las réplicas, me puse a revisar los terremotos que habían afectado a mi vida, los temblores que me habían recorrido, aún montada en un vehículo temporal, la música de Baladamendi.

P.D. En los temblores sólo me acuerdo de las cerrajas. Los salvadoreños estaban divididos en dos bloques férreos, los que recomendaban cerrar las puertas porque los robos eran frecuentes, y los que lo consideraban una locura porque si tienes la llave echada y hay temblor se atora. ¡Qué alivio que las puertas se abran!

domingo, 3 de septiembre de 2017

Gramática de la relatividad




Quizá ni el tomate es tan puro
ni el tabaco tan mortal como comentan.
Me caen bien los extraños, me siento segura
en los países muy desordenados.
Protegerse está bien, pero a veces confiar
es mejor revulsivo para una vida larga.
Ni es cierto que no importe lo de lejos, ni es cierto
que no haya sitio en el mundo
para la literatura.
Pero la publicidad nunca es poesía.
Confío en mi cuerpo
más que en buena parte de los médicos,
y algunas drogas nos ayudan a dormir.
El amor existe.
Abrazarse a muchos cuerpos no es sinónimo de calma,
no hacerlo tampoco ayuda demasiado.
He tenido jefes que eran mis amigos
y compañeros que no.
El sentido común falla a menudo.
Si te cuidas demasiado, entonces eres presa fácil.
Los juicios no marcan la línea que separa el bien y el mal,
no marcan casi nada.
La verdad no tiene un solo nombre.
Cinco manzanas al día
son demasiadas manzanas.

Y la palabra es
como un juego de niños:
cuando llega a tus manos hay que abrazarla fuerte
y escaparse corriendo del enemigo.
Y,  luego, lanzarla a quien sepa
guardarla mejor.
A quien corra más.

Laura Casielles

viernes, 1 de septiembre de 2017

Me pone muy buen humor la Krall



Feliz curso.

Concibo la memoria como el oficio de devolver a las aldeas su soberanía.






Todo lo inverosímil representa una verdad para alguien,
el unicornio es inverosímil, el ángel es inverosímil, la raya del horizonte es inverosímil.
Lo imposible es indulgente con la maravilla,
llamo maravilla al pez de obsidiana y al vértigo de otro abismo desde los puentes de mimbre.

todo es Juan Carlos Mestre, un buen reencuentro.

lunes, 28 de agosto de 2017

Qué pedo con la Estrella wuey



Vas a tener parte de culpa Fátima.
Camarada.
Cuesta llegar y cuesta irse.
Por aquí te has quedado un buen trozo ¡Princesa de Leganés!

viernes, 25 de agosto de 2017

Ay que es viernes.








Y yo nostálgica no soy, pero suscribo todo lo que dice la Morente en esta letra y estoy decidida a casarme con Granada esta primavera.

Vueltota hasta las mismas preguntas.








Nuestras vidas de individuos y de grupos humanos ¿no han de tener en el mundo que se entreabre algún sentido trascendente?¿Se ha de reducir nuestro paso por la vida y no sólo el nuestro, sino el de la Humanidad entera, a hacerlo en términos de nacer, crecer, existir pseudoengendrando, disputándonos sobre infinitesimalidades en expresiones que por lo pretenciosamente estulto pueden parecer de comadrejas, sobre todo, si se los compulsa con la infinita majestad y complejidad del Cosmos?¿Todas nuestras excelencias consistirían en defendernos y defender nuestras ilusiones, como vestimentarias, contra la resaca del tiempo, a la espera de ser arrojados al hoyo envueltos o no en latines o en cualquier idioma muerto, para que otros prosigan nuestro ir y venir, esquivando el tráfico, hablando y requetehablando en lenguas de hojarasca otoñifera... y así sucesivamente?¿Toda nuestra satisfacción, independientemente de las sensuales que en realidad nos domestican, se reducirá a saber que contribuimos con el sudor de nuestras frentes y angustias a la creación de un Leviatán Todopoderoso que a todos nos torne felices metiéndonos materialmente en cintura? Ante tan envilecida situación ¿no existiran ni subter ni superfugios?



Juan Larrea 

César Vallejo y el Surrealismo
Visor Libros

jueves, 24 de agosto de 2017

De visita en la home de Mar Arza


Resquicio jamás


La palabra R E S Q U I C I O remite a una leve abertura, pero también a un rastro. El rastro que deja atrás la palabra que, como arado, labra sobre la conciencia y, como surco, deja una hendidura en la superficie, carnosa tal vez, del alma. Labrar con la palabra. Palabradora.



“Toda conciencia es umbral” Gilles Deleuze, El pliegue.

http://www.mararza.com/index.php?/2015-2016/r-e-s-q-u-i-c-i-o--/


Andamiaje





viernes, 18 de agosto de 2017

La presencia de la ausencia




Nuestro modo de narrarnos está contaminado también de ese relato lineal que quiere el progreso. Siempre se abusa de las metáforas deportivas: saltar obstáculos, superar, dejar atrás, y el yo complejo, exhausto y asustado de nuestra época sigue perdido en bucles, claroscuros, idas y venidas.

La vida nos da siempre el vuelto. Yo no quería tener hijos y me pusieron un parque infantil en la puerta, no quería tener fechas señaladas pero cada 18 de agosto desde hace tres años me modifica. No se entiende la vida en la primera vuelta, hay que darle chance al mismo dolor para que nos siga cambiando.

Mamá gata sí que sabía dar saltos en el relato. Extraer lo significativo. Abrir preguntas. Suspender el juicio. Como a Buñuel le gustaría leer unos cuantos periódicos de tanto en tanto. Cuando los leo por ella celebro todos los disgustos que se ha ahorrado. Si no estar alienado es que nada te resulte ajeno, una de las personas menos alienadas que conocí era mi madre.


jueves, 10 de agosto de 2017

viernes, 4 de agosto de 2017

Hoy Larrea.







De alguien con quien compartes una pasión siempre esperas que te desvele otras. Tiene sus cosas el fb, va tejiendo relaciones estrechas y en silencio con aquellos que tienen nuestras neurosis, pero también nos desbrozan nuevos senderos. Eugenia Cabral siempre me devuelve a las ganas de Juan Larrea. Así que esta mañana me ha parecido algo personal encontrar la portada de su libro.

Acaba de salir Juliana rumbo a La Plata después mostrarme estos días un montón de caminitos despejados. Comunicarse bien es caminar al alcuerce. Hacía meses que sabía que la banda me guardaba un regalo argentino con rizos, pero se quedaron cortos. Ensegudita voy a encargarle el libro de Eugenia. Para envenenarla de Larrea. 

Ah, gracias, Jesús, por visitar la tumba de mi abuelo.



Aunque bajo el temor

En el fondo estas mujeres necesarias del frío
estas mujeres sin recuerdos más allá de los abedules
palidecen sin saber por qué

El cielo en cambio está enfermo de pizarras
y sus cabellos caen como pozos de mina

El cielo el cielo ingeniero amigo mío
construirás un velero con el soplo que me anima
puesto que el reloj hace el dragado de nuestros fastidios
y su círculo viene a ser nuestra corona a menudo de espinas

Sobre el horizonte de ciego que la hora mojada tentalea
los pichones se conducen como segundas intenciones
empleando hasta el final la mano de obra del otoño

Aunque la tarde haga sus víctimas
si tú no temes el deterioro de los mares
ven con tus párpados hinchados por un aire familiar
ven a expandirte como los autores de cartas anónimas


Sol de las cumbres sol

El corazón viene a encallarse en su forma habitual

La transparencia viaja a lo largo de sus brazos
la transparencia prolonga una vida sin amargura
es en el lecho de su lago
un pedazo de ella misma de ella misma rodeada
centellear de las sombras alud inimitable
el ámbar desnudo de la vida ya no ofrece resistencia

(Una mirada nos separa
un día hermoso nos enluta
porque edificas tu casa
con todo lo que de mí mismo ignoro)
Traducción de Carlos Barral




martes, 1 de agosto de 2017

Lupus lupo homo






Cualquier afirmación
                                   imparte disparidad.
Tal así que Hobbes
también supo elogiar al lobo,
hacerlo mixto, desmentible.

Corporeizar el mal
resultó para algunos rentable.
Surgieron máximas, parábolass, fábulas
una y otra vez
hasta hacerse folklore,
cultura,
política.

Dar la vuelta al papel
-cambiar el mundo-
y encontrarse con el mismo papel.

Javier Barreiro.


martes, 18 de julio de 2017

Un poema muy largo y muy bueno de Olga Novo



PEQUEÑA SONATA BRUTAL PARA
ESTRELLA Y TROMPAS DE FALOPIO

Si una diminuta estrella cardíaca gritase dentro de mí
¿alguien podría oírla?
¿A qué frecuencia se produce la concepción?
Un botón de sangre
propulsado a lo más profundo de mi estratosfera.
Donde todas las esperanzas concentran sus sustancias
para irme dilatando hasta el estadio último de la intuición.
Para hacer esto que hago me convierto en un ser feroz
voy a la percusión como quien va al río
amada por un pez rojo que me entra por la boca
y me sale por la cobra de los intestinos.
Me siento como aquella que aún no eres
y se queda asombrada ante la planta salvaje del estrógeno.
Estás prendida fuego
a ti no vino a anunciarte ningún ángel de pan de oro
no
hace días que no duermo de la mente hacia arriba
soy la puta que te ha de parir
un observatorio mundial
estás balanceándote entre hilos de flujo
y dinamita.
Estás tal vez entrando en el bosque de la percusión
para poder latir un día
guía
tu respiración el viento del norte
antes
de que se te formen los pulmones
con hojas de lata y bronce.
Sentada encima de mi páncreas observas las estrellas
te preguntas sobre el sentido de la existencia
piensas en abandonar mi vientre
y me produces contracciones
como si jugases a fabricar un relámpago.
Ah para hacer esto que hago
todas las terminaciones nerviosas se aprietan hasta hacer
un ramo
florezco en medio del invierno como un árbol ácrata
crezco hacia arriba hasta llegar a la raíz de algo desconocido
y ahí ya solo puedo entenderme con un pájaro o con una
piedra
te estoy mirando por dentro
como se miran las borrascas y los augurios
para hacer esto que hago
ardo en la tierra
escribo o tengo espasmos
mis glándulas explotan
como astros que murieron hace mil años.
Nadie te puede tocar
pero tú te revientas fácilmente una rima con un fórcex
cantas el silencio como un tenor hambriento
tienes el poder de la palabra que nunca fue pronunciada
tocas con el espacio donde tendrás los dedos de la verdad
sutil del aire
arrancas mi energía como la losa de una cantera
y me entregas al sueño como si fuese un don de todo lo
que no se ve.
No veo pasar las horas y tú te haces crecer como el
fermento de la luz
ahora sé que lo mínimo es el exceso
que me dominan furias que desconozco
que el equinoccio de mi cerebro está
en equilibrio con el eje imaginario de la tierra
nadie te puede tocar
giras entre la belleza del metano
y la conmoción de entrever por vez primera
una cereza.
Agárrate
agárrate a mis entrañas
con tus uñas inexistentes
voy y vengo
del silencio a la droga dura
agárrate a mi montaña sin miedo
baja a la noche de la mujer madura.
Concíbete
succióname la energía
pon a funcionar tu trocito de corazón
anda ven
veme tragando barro entre una estrella
y un dios que sopla en las trompas de falopio.
Ando comunicada conmigo misma
a través de claves de alta tensión
que cruzan mi vientre entre ciervos celestes
y tengo la lleva que abre toda noche cerrada.
Aún no eres un embrión
eres solo un poema que me hace vomitar
sobre la hierba una piedra preciosa.
Todavía no eres ni siquiera la palabra que puede nombrarte.
Nadie puede tocarte
nadie sabe que floras en el sueño de Gaston Bachelard
que tu mínimo poder puede tumbar a un ejército
y de hecho lo hace
lo hace
sin dudar.
Me das hambre
me irritas las espinas florecen los hongos
las caries excavan minas en mis encías y tú
entre cuarenta alcoholes bailas tu danza inocente
vienes de donde ni sabes
no sabes ni de dónde vienes.
Explotan tres mil luces en mi pensamiento que solo es
carne
que solo es carne que sola y carne.
Hablo con el reverso del paladar la esencia del lenguaje
no necesito más
para arderte dentro
anda el rocío regándote como la extrema flor epidural.
Tengo los tímpanos agujereados para escucharte
sabemos calcular la velocidad de la luz
pero ¿cuál es la velocidad de la sombra
a la que vienes
sin hacer ruido siquiera
a este entramado de tendones y cuerdas de guitarra?
Te espero en la escalera infinita del caracol del oído
en el castro de la alucinación
al final de mi feliz edad
en la lluvia que cae sobre cada mente en paz
voy a amanecer al campo contigo dentro
entenderme con cada bestia con solo un movimiento del
raciocinio
esa rueda astral que arrastra carromatos a mi destino.
Te espero sentada sobre la piedra que no funda ningún
estado
bajo la que el grillo se protege de la lluvia y el escarabajo
del sol
agárrate a mis entrañas
con tus uñas inexistentes
que voy y vengo
del silencio a la droga dura
agárrate a mi montaña
y baja sin miedo baja
a la noche de la mujer madura.
Olga Novo
Imagen Shadiafarin Arash

martes, 11 de julio de 2017

Ventana



Ventana
Lo que el verano reconstruye con furia (del día/ sepia) no es
la sombra de un abanico sin dueña sino el conciso amanecer del tordo, que descorre tus ojos y estas cortinas (chillonas) para
dejarse cazar con lazo de cobre
Y la pausa, confín lechoso de cuanto acaba de urdirse, no
atisba signo que se oponga al marco de tu sospecha insistente:
-Mira, seguimos siendo los mismos
(En el orden caído de Marienbad, cantando
bajo la nieve:
Nuestro interior
nos rodea...)
José Miguel Ullán

sábado, 17 de junio de 2017

Eugenio de Andrade




Reclinas la cara en la melancolía...

Reclinas la cara en la melancolía y ni siquiera
oyes el ruiseñor. ¿O es la totovía?
Soportas mal el aire, dividido
entre la fidelidad que debes
a la tierra de tu madre y al casi blanco
azul donde el ave se pierde.
La música, digámoslo así,
fue siempre tu herida, mas también
sobre las dunas fue la exaltación
No oigas el ruiseñor. O la totovía.
Dentro de ti es
donde toda la música es ave.


Eugénio de Andrade

Versión de 
Aníbal Núñez

martes, 30 de mayo de 2017

In lak´ech/Hala ken





Inés Gimenez

"La realidad no es legible de manera evidente. Las ideas y teorías no reflejan sino que traducen la realidad, pudiendo traducirla de manera errónea. Nuestra realidad no es otra cosa que nuestra idea de la realidad. Del mismo modo, importa no ser realista en un sentido trivial (adaptarse a lo inmediato), ni irrealista en el mismo sentido (sustraerse de las coacciones de la realidad); lo que conviene es ser realista en el sentido complejo del término: comprender la incertidubre de lo real, saber que existe una porción de lo posible aún invisible en lo real" . Dice Edgar Morin.

Ayer, Inés y yo nos fuimos a un temazcal. Pocos describen esa experiencia de retorno al seno materno, porque no se puede palabrear lo sagrado, así que yo haré lo mismo. Allí descubrí que los Mayas decían que la vida empieza a los 52 años, porque los ciclos se regían por esa cifra, de modo que tu verdadero cumpleaños, el día que se repite exactamente tu nacimiento es la hora exacta a la que cumples 52. Me quedan pocos días para hacer el balance y reencarnarme. La meta de la sabiduría en esta cosmogonía tiene que ver con haber logrado que sea del todo cierto el saludo "In Lak´ech", que significa "yo soy otro tú" y su respuesta "Hala ken", que significa: "tú eres otro yo".