viernes, 28 de agosto de 2015

Se hizo nervada y colorida la luz

¨


-Y tú qué haces.
-Molinear: bancos, gomas, goteros, veneno para las ratas, sindicato de riegos, pintura. Pero he tenido un ataque consumista, he ido a los chinos y me he comprado una tulipa para la lámpara de la mesilla por dos euros.
-Te tengo dicho que no hagas grandes inversiones sin contar con mi permiso.

Bromea mi padre.

Por la tarde consigo el primer trabajo manual bien terminado de mi vida, ya lo tenía todo pensado y las hojas secas.  Espero no quedarme hipnotizada  en lugar de leer.

Esmeradamente camuflada o de cuando imposto invisibilidad.



Basta fingir que no estoy para que los que se esconden aparezcan: en el aguacatero más cercano a mi habitación vive un buho, lo vi anoche. Supongo que está esperando a Manuelle, la mujer de los autillos.
Ya sé interpretar casi todos los gestos del molino y deducir a quienes invoca.

jueves, 27 de agosto de 2015

También en mi cabeza hay silencio.



Han vuelto los pájaros a la portá, las sábanas al tendedero, las almohadas a sus cajas y los manteles y las bajeras al baúl. Sólo se oyen los escalofríos de la nevera, la neurosis de la lavadora y a cigarras, pájaros y moscas, no las había oido tanto en todo el verano, empezaron a gritarme ayer.

martes, 25 de agosto de 2015

Cada verano nos visita Caeiro





Las cuatro canciones siguientes
se apartan de todo lo que pienso,
mienten a todo lo que siento,
son de lo contrario de lo que soy…
Las escribí estando enfermo
y por eso son naturales
y concuerdan con lo que siento,
concuerdan con lo que no concuerdan…
estando enfermo debo pensar lo contrario
de lo que pienso cuando estoy sano.
(si no, no estaría enfermo.)
Debo sentir lo contrario de lo que siento
cuando disfruto de buena salud,
debo mentir a mi naturaleza
de criatura que siente de cierta manera…
Debo estar completamente enfermo –las ideas y todo.
Cuando estoy enfermo, no estoy enfermo para otra cosa.
Por eso estas canciones que reniegan de mí
no son capaces de renegar de mí
y son el paisaje de mi alma de noche,
de la misma al contrario…


¿Por qué veríamos una cosa si en su lugar hubiera otra?
¿Por qué ver y oír serían eludirnos
Si ver y oír son ver y oír?
Lo esencial es saber ver,
Saber ver sin ponerse a pensar,
Saber ver cuando se ve,
Y no pensar cuando se ve,
Ni ver cuando se piensa.
Pero eso (¡ay de nosotros que traemos el alma vestida!)
Eso exige un estudio profundo,
Aprender a desaprender,
Terminar con la libertad de aquel convento
Que según los poetas tiene a las estrellas por monjas eternas
Y a las flores por penitentes fervorosas de un solo día,
Pero donde, al fin de cuentas, las estrellas no son sino estrellas
Y las flores no son más que flores,
Siendo por eso que las llamamos estrellas y flores.
Lo que vemos de las cosas son las cosas.




No siempre soy igual en lo que digo y escribo.

Cambio, pero no cambio mucho.
El color de las flores no es el mismo al sol
que cuando una nube pasa
o cuando entra la noche
y las flores son color de sombra.
Pero quien mira bien ve que son las mismas flores.
Por eso cuando parezco no estar de acuerdo conmigo,
fíjense bien en mí:
si estaba vuelto a la derecha,
me he vuelto ahora a la izquierda,
pero siempre soy yo, teniéndome en los mismos pies.
El mismo siempre, gracias al cielo y a la tierra
y a mis ojos y oídos atentos
y a mi clara simplicidad de alma…

domingo, 23 de agosto de 2015

Del entierro de un tritón a Tales de Mileto



Por la mañana ha aparecido el cadaver de un tritón asesinado por portazo, todos hemos asistido al levantamiento del cadaver, Blanch lo ha dejado en el fregadero. Lo que no esperábamos era ir también al entierro, pero minutos depués el muerto era transportado por las ordenadas hormigas.

Carméncita me dejó  unas gafas de aumento y me quedé hipnotizada con la belleza de la medusa. Debió notar la admiración y el pánico, y más que rozarme me abrazó. Todo me escuece, todo me pica, para compensar rememoro el hermoso primer plano de la asexuada gelatina.

Lo de las moscas va en aumento, ya no me cambian sólo la página, hoy me han cambiado de libro en el ebook; han cerrado uno de crónicas argentinas y han abierto Los raros de Rubén Darío. Como yo siempre me empeño en que el azar sea para algo por ahí he seguido.

El homo ludens tiene tiempo para mirar insectos y entereza sabiéndose diminuto. El economicus no. Después de la conversación de hoy me he acordado de aquella batalla que ganó Tales de Mileto cuando decidió enriquecerse comprando viñedos en época de sequía porque sabía astrología y que pronto iba a llover. Demostró así a quienes se reían de él que un homo ludens puede hacerse rico. Pero que esa no era su finalidad. Tales dejó lo del dinero al año siguiente.


miércoles, 19 de agosto de 2015

Carpe diem


Las ranas de Alberto Acinas cazan moscas en el jardín de Taida Betran


Hemos estado días escuchando la fachada entre los dos, a ver qué pedía.
El sobrino Auke es un replicón:
-Cuando estamos en el molino todos tenemos la misma edad, tía Martita.

Me dice cuando me hago la vieja.
Llegaron el agitador de neuronas y la abrazadora.
También nos ha hecho una visita breve Nacho.
Ayer desmontamos un armarío, preparamos mejillones rellenos, hablamos todo el día y brindamos muchas veces por la Arse.

Polemós nos puso nada más llegar la pregunta con miga: ¿va ganando la gran batalla de la humanidad el homo ludens o homo economicus? 

viernes, 14 de agosto de 2015

Que un año no es nada

Edu Barbero

Miro el calendario para pensar que me lo meto en el orto y que eso a ella le agradaría. Faltan cuatro días. Alguién me ha consultado una demencia; si hay que hacerle una misa. 
Cuando todos se van a nadar y yo a llorar un rato, la oigo:
-Marta, tranquíla 
Me dice, parando mucho después de Marta, alargando la í hastaque me sereno.

Y ya sólo me queda un miedo: olvidar su voz.

Encajes y Starman.




Supe hasta que punto estaba desencajada el domingo, en la playa, donde me devolvió el cuerpo un bilbaino dándome una paliza controlada de una hora. Se podría haber llamado viaje a las articulaciones, mapa de los dolores o corrección de los encogimientos, pero era masaje tailandes. Desde entonces noto cada rincón pidiéndome que me estire.

Por otra parte sueño como una loca aquí arriba. Anoche se me debieron cruzar los sueños con las estrellas y soñé el deseo. Lo he recordado clarito cuando bajábamos a la civilización y en el coche de Ojo sonaba esto del vecino Bowie, tan propio para estos días.



miércoles, 12 de agosto de 2015

En el valle sexitano.

Alberto Acinas

Se suceden los jóvenes invitados, ahora somos tres holandeses, dos franceses, una con acento malagueño, dos castellanos y yo. Auke, que tenía 16 la última vez que lo vi, tiene ya 22  y le ha puesto el toque poético a la playa del muerto, la llama “la playa desnuda”, Alberto pinta todos los bichos que ve, hoy le toca un tritón, a mi habitación le han salido peces. Hay desayunos que duran hasta las cuatro de la tarde, con Ojo ronroneando la guitarra de fondo, acabamos de entregarnos a los chistes malos,  tan curativos; ¿Cómo se llama la hermana de la madre del atún? Latita de atún. También tenemos fenómenos ligeramente paranormales, los teléfonos se retrasan una hora en el Molino este año.


Rodeada de chiquillos hago de mamma grande, y cocino y cocino y cocino, a la española, para enseñarle recetas al sobrinito Auke y sus colegas. Hoy les tocan patatas con bacalao.

viernes, 7 de agosto de 2015

Por aquí



Días cargados de hechos; regar, hablar, mostrar, barrer, cocinar, podar otra vez, bajar a la civilización, buscar sábanas en el culo de los baules, lavar, tender, bailar, extrañar, pensar, escuchar, cantar. Preguntarse. Trasladarse, trasladar, escuchar, escuchar, escuchar, y luego oír a los pájaros. Olvidar el pin (hay una psiquiatra en el porche dice que es natural y hasta sano). Evocar y estar al mismo tiempo. Bajar al banco, donde sospechan que somos evasores de divisas, hasta nos han bloqueado la cuenta, porque VOF significa propiedad colectiva, y les suena sospechoso. Pelar patatas dando clase, defenderse de los mosquitos y cagarse en las imbatibles moscas. Requetecontraamar a los que no estan; a los que vienen enseguida pero, sobre todo, a los que vendrán más tarde,y aun más a la que no volverá, habersela tragado, la mejor compañía. Luego, o entonces, ir a por leña, mostrarles a los invitados los territorios de la niña, las vacas de plantas y la casa de perros  Mover mucho los brazos indicando donde están los objetos. Me voy a la cama tan rendida, por lo menos, como una azafata de vuelo. y a la mañana siguiente lo de siempre, desenrredar la hipomea de los rosales, el jazmín del amaranto, la hiedra de la madreselva.

Pero sobre todo conocer a los amigos de los amigos. 

Hoy es viernes, toca music y quién va a cantar sino Mirem, que se fue ayer. Tienes que escuchar a Tulsa, me decía Albereto estos años, todo llega. En la comida han elegido la canción los chicos. Gracias por venir Miren Iza, ya te estamos esperando otra vez-.

P. D. que conste, rara vez abuso, no me suenan nada, nada bien, los infinitivos, las enumeraciones mira, sí, me gustan mucho.