viernes, 19 de diciembre de 2008

no soy marta


(la que no está aquí)

No, no te confundas, no soy la Sanuy. He llegado y he ocupando su lugar, aún no sé si ella quiere, da igual, no pienso esperar. Hay ron, alguien dice desde la cocina, pero no hay Coca Cola, la vida no es perfecta apostilla; busco los guiones medios para apostillar esa frase, pero no los encuentro. Me siento frenética ante este teclado sucio, negro, que no responde. En casa de herrero...

No, no soy la sanuy, se nota

me duele la cabeza pero soy feliz, no pienso decirte quien soy, sólo que no soy ella, se nota. no pienso dejar de beber hasta que la cabeza estalle, mañana madrugaré otra vez.

la foto se la dejo a ella

tener casa, ventanas frente a mí es nuevo, tener una ventana abierta con ventanas en frente es nuevo, quisiera tener la pierna rota y ser un james


es de noche, y pienso que la palabra denoche debería escribirse junta


alguien retira mi flequillo de la cara, me enternezco, reecuerdo, me confundo, el mundo va al revés

me volvió a quitar el flequillo de la frente, me acarició la frente, aún no sabe que me gusta tener un ojo oculto tras el pelo negro


desde la cocina dicen que no nos va mal para estar en una casa que acaba de sufrir una debacle emocional


el marini é rosso



Ella (yo)



4 comentarios:

Bel dijo...

Seas Marta o seas ella, sea yo o la otra, todas hemos venido aquí para desearos lo mejor para estos días y, sobre todo, para los que van a venir, con el 2009 y siempre.
Un gran abrazo.

Anónimo dijo...

jaló marta!!
qué tal ayer en la sierra?

besos muchos cara!!!
son

Marta Sanuy dijo...

Hola Bel, ahora si soy Marta. Entonces estaba en la cocina diciéndole a esa chica que no había coca-cola. Que sepas que uno de los deseos serios de este año es que nos conozcamos, otro abrazo, muy gordo.


Bien,fue muy bien Sonieta, impostora, nos quedamos a dormir y pusimos a trabajar hasta a los niños. Ya te contare el plan.

Tú si que eres carisima en el mejor sentido.

Bel dijo...

No descarto hacer una escapada algún día no muy lejano para ver esa Zaragoza que, por lo que parece, está irreconocible para los que no la hemos visto desde hace tantos años.
Entre tanto, de devuelvo el enorme abrazo.