domingo, 16 de noviembre de 2008

El funeral del Tío José María

..................................


Fue decir paso de músicas y tener que ponerme a buscar una versión de A las barricadas. No había preparado la bandera ni la música por la superstición de que cuando lo tuviera todo listo se iba a morir del todo. Por fin ha logrado morirse, también del cuerpo, mi tío José María, mi maestro, mi camarada, a los 94 años.

Pasamos la tarde organizando por teléfono en secreto. Manolo y Sandra las flores, rosas rojas, ¡claro! dijo Mapi. Con la frase de la cinta hubo acuerdo inmediato.
El bien más preciado es la libertad. Amanda encontró una versión de a las barricadas de Gotan Proyect estupenda que yo no encuentro aquí. Pedro encontró una bandera de terciopelo en Barcelona. Mientras yo ya había quedado con una amiga de Javier en recoger una tabla con la bandera hecha con pétalos para cubrir el ataúd, Mapi se encargó de recogerme en la estación para ir a buscarla. Todo listo. Un detalle. El texto. Sólo lo habíamos leído Pedro y yo, los Peña lo recibieron todos juntos en la oficina y dieron su aprobación, todos los demás también.

Sobre las siete y media, antes de que Mapi se fuera a trabajar , cuando había mucha gente. Pedro paró al público y dijo lo que había que decir, Sandra puso la música bajita, Noelia, creo, me pasó el agua, y yo leí el texto:
 

José María era anarquista, a los anarquistas siempre nos acusan de utópicos. U-Topos es un lugar que no existe. Y la ponderosa no existía hasta que José María la inventó, por lo tanto se cumplió su Utopia. La ponderosa, quienes crecimos allí lo sabemos, era la República Utópica del tío José María.

José María perdió la guerra pero no los ideales. Reprodujo en la Ponderosa el sueño de su paraíso y nos convirtió a sus sobrinos en sus camaradas, a sus sobrinos y a los amigos de sus sobrinos y a quien viniera por allí. Nosotros tampoco hemos perdido los ideales que nos enseñó, y por eso esta iniciativa de tomar la palabra, como un homenaje a quien nos educó y nos aguantó tantas tardes de verano.

Porque el tío José María nos enseñó las cosas más importantes, pero eso lo hemos ido descubriendo con la edad: nos enseñó historia en primera persona, nos enseñó a compartir, nos enseñó que el pecado no existía y el cuerpo era algo sano, y que el bien más preciado es la libertad, y que solos no somos nada, que es de las más profundas la palabra colectivo, que solos no somos nada, nos enseño que no importaba ser utópico, siendo utópico puedes conseguir la mitad de lo que te propones, y haces mejores a los demás, aunque no quieran.

Quiero dar las gracias a todos los que ayudaron para que lo hicieramos bien. A mis primos y a mi hermana por ser una maquinaria tan bien engrasada, made in Ponderosa. Pero sobre todo a Amanda, que oyó mil versiones de la canción hasta que encontró la que era, y a Lola Vicioso, que bajó de propio desde Torrero. 




7 comentarios:

el pasado que me espera dijo...

¡Qué gran suerte haber tenido cerca a alguien así! Me ha recordado a mi abuelo, que murió con 102 y fue un ejemplo para todos. Los que pese a todo, no traicionan sus ideales son cada vez más dificiles de encontrar.

beatus_ille dijo...

vaya nena, ya llegó el momento. Lo siento.
Habrá sido como finalizar un trabajo bien hecho, no? mentalemente lo tenías todo listo para ese homenaje desde hacía tiempo, me acuerdo, lo sé, me lo has contado.
un beso carissima!!!

Marta Sanuy dijo...

Gracias chicas.
Fue una suerte grande, desde luego, tener a ese ser humano cerca. Y una responsabilidad, no creáis. Era recto... como buen anarquista.

Salio bien, ya nos conoces a la primada Sonia, como en Fuenteovejuna.

strongboli dijo...

Un generoso brindis por el Tío José María. Ojalá todo el mundo tuviera cerca referentes como él.

strongboli dijo...

Un generoso brindis por el Tío José María. Ojalá todo el mundo tuviera cerca referentes como él.

Jesús Alonso dijo...

Salud y anarquía. ¡Qué suerte haber tenido al tío José María! ¿No?

Marta Sanuy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.