jueves, 10 de mayo de 2007

Laura, los amigos y el café



Laura, mi Ada madrina, se ha contagiado y ha abierto un blog que se llama Crónicas de Tedia, además me ha puesto una constricción, dice que debo hablar más de mi misma, y yo tengo la sensación contraria, que sé me va la mano hablando de mi. Yo sé que una mujer sin atributos nunca debe precipitarse, pero también se que a Laura hay que escucharla con mucha atención

¿Y qué cuento ahora?. Ah, si, lo del café.

No hay nada más grato que amanecer en las casas de mis amigos, somos una familia enredada y sólida, por tener tenemos hasta medica china y abogada en la familia, tenemos amigos y amigos y amigos que se van transformando en parientes, pero hay algo que en ningún sitio de los que duermo está del todo resuelto: el café.

En casa de Nacho la cafetera es ininteligible, en casa de Marisa nunca he podido encender la cocinilla, dicen que me falta energía y la vitroceramica no me obedece.
En casa del Joselin, hace un tiempo, ¡tuve que hacerme un café con la malla de los limones!.

Y por hoy nada más ¿he cumplido?, ya he contado algo de mi, que me pongo ciega de café de puchero y que siempre ando vagando por muchas casas que son también las mías.

8 comentarios:

beatus_ille dijo...

el café de la casa de mi madre es mítico en la escalera pues inunda toda con su olor y los vecinos le dicen qué bien huele ese café!!





pásate por parís, que el paseo va por ti

Javi dijo...

Lo que uniño el detino que no lo separa la cafeína...

Un saludo.

Javi dijo...

¿Qué demonios pasa? ¿Es que ya no sé escribir decentemente?

En realidad quise decir que lo que unió el destino no lo separe la cafeína -o la ausencia de ésta...

Otro saludo, si eso...

Indi dijo...

Tu Ada Madrina es sabia querida Marta, hazle caso¡¡¡ que para eso es un blog, para contar y no parar, para hablar de una misma y de sus circunstancias. Los demás en este ejercicio de voyeurismo pantallero te leemos con avidez.

Si es que tu no sabes jamia, pásate por mi blog y verás lo que es hacerse un altar ;)))
Ah¡¡ snif, snif...no bebo café que me pone como una moto (y ya vengo con las revoluciones pasadas de serie). Besossss

laura dijo...

Espera que primero me siento para disfrutar de los elogios.

(Silencio meditativo.....)

Ya. La constricción consiste en que hables de tí "desde tí", sin escudarte detrás de fotos o frases redondas que ya están dichas, alusiones a libros ya escritos....u otros asideros. Pega algún grito, que emocionalmente lo que escribes está todo muy "contenido". Le falta dolor.

Tu Ada

Miriam G. dijo...

Me ha encantado, los amigos son la mejor red.

Un beso, Miriam G.

emilio dijo...

Pues tengo la solucion para eso... hágase mi amiga y vengasé para casa que, acá, solo tomamos mate.
abrazos... sepa que estoy dando vuelstas por su blog... y puede que ande haciendo ruido.

Ababol dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Laura, no se trata de contar anécdotas, sino de escribir desde "dentro" y no desde "fuera"
un besazo, guapa