martes, 3 de abril de 2007

¿Por qué cuando nos duelen las muelas vamos al dentista,


cuando nos escuece al orinar vamos al urólogo, y cuando nos duele todo durante mucho tiempo no sospechamos del cerebro, otro órgano más, sino que nos identificamos con el órgano y nos embarcamos en las más arduas gestas?
La imagen es de DanPerjovschi



5 comentarios:

Ana Pérez Cañamares dijo...

Cuanta razón. Si pudiéramos de vez en cuando desubicar el pensamiento de sitio, pensar desde el esternón, desde el sobaco, desde la cadera, desde el ombligo (bueno, eso algunos saben hacerlo), evitaríamos esa identificación peligrosa.
Un beso, guapa. ¿Cómo sigue el río?

Marta Sanuy dijo...

Hola Ana. Habrá que intentarlo.

El río sigue creciendo.

Fernando dijo...

Lo malo me parece es cuando nos duele el alma...o lo que encierra esa expresión...donde podemos sanar que no sea alguien que pienses que estas loco o un jodido cura?...bueno para algunos nos queda la poesía..bendita medicina...besos.

Dia :) dijo...

Quiza por que si te duele la mente o el alma, la medicina que te da el medico no es la que sirve, si no la que sale de la sangre que emana de las propias heridas.Solo quiza.

Un besico Marta

Jesús Alonso dijo...

Otra buena pregunta, reina de las preguntas.