sábado, 13 de agosto de 2016

Ventajas de mantener la misma conversación




No os dejéis engañar, las brujas brujas, las de verdad, celebramos aquelarres los sábados por la mañana y siempre debajo de un árbol.

Nos reunimos para mejorarnos los relatos.  Se vale repetir historia, pero hay que contarla cada vez con más salero.

A veces abro el I-Ching y me recomienda ir a ver a un sabio, entonces atravieso este pueblo tan largo cogiendo capazos por el camino. Hoy el azar de los capazos ha estado excelso: con dos Fuertes, Piedad y Miguel, por separado, y con Merche, con lo que quiero a esa panadera. Tienen muy buen olor los apapachos de panadería y me gusta esa pregunta ¿estás ahora aquí? en la que todos se han puesto de acuerdo desde hace veinte años. ¡¡¡Prueba!!!! Les contesto. Y así los toco.

Qué no sabrá de mí esa mesa rosa pink.

Y al final siempre rezamos lo mismo: ¡¡¡¡No será pa tanto!!!!

Ya lo decía mi madre: Para conversadora de lujo la Susi.

http://lamujersinatributos.blogspot.com.es/2009/11/de-susi-maria-jesus-de-utebo-suchitoto.html




5 comentarios:

Iván dijo...

¿Ése árbol es el árbol de El Molino?

Iván dijo...

¿Ése árbol es el árbol de El Molino?

Marta Sanuy dijo...

No, ese está en Utebo, es en casa de una amiga.

Iván dijo...

Anda, "ese" no lleva tilde aunque sea pronombre. Otra cosa que me enseñas :) Gracias.

Marta Sanuy dijo...

para el carro, si lleva, la tenía, se la quitaron y luego se la volvieron a poner. Lo que ocurre que a mi ese acento me da una pereza profunda desde siempre: cosas para descifrar con un psicoanalista por lo menos. Abrazos molineros